Revista Notarial Notin

    Busqueda avanzada
    Novedades
    eyJidXNxdWVkYSI6bnVsbCwidm9jZXMiOm51bGwsInZvem9wIjpudWxsLCJ0ZXh0byI6bnVsbCwiZmVjaGFzIjpudWxsLCJmZWNoYXNQdWIiOm51bGwsInRleHRvbGVnaWJsZSI6bnVsbCwiZmVjaGFzbGVnaWJsZSI6bnVsbCwiZmVjaGFzUHVibGVnaWJsZSI6bnVsbH0=
    15/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17392 No es obstáculo que impida la inmatriculación por doble título la formalización en una misma escritura de dos adquisiciones separadas entre sí por más de un año (al tratarse de dos herencias, el plazo se contará desde los respectivos fallecimientos).
    INMATRICULACION FINCA REGISTRAL, EXPEDIENTE DOMINIO, JURISDICCION VOLUNTARIA, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, HERENCIA, PLAZO
    Resumen:

    No es obstáculo que impida la inmatriculación por doble título la formalización en un mismo título público de dos adquisiciones separadas entre sí por más de un año.

    En los casos de aceptación de herencia y formalización en título público de la adjudicación y adquisición de la propiedad de los bienes hereditarios, el plazo de un año a que se refiere el artículo 205 de la Ley Hipotecaria se puede computar desde el fallecimiento del causante.

    Esta afirmación no obsta la también reiterada doctrina de esta Dirección General según la cual no supone una extralimitación competencial, sino todo lo contrario, que el registrador califique si los títulos presentados para inmatricular una finca cumplen los requisitos legales o han sido elaborados «ad hoc» de manera artificiosa para eludir el cumplimiento de la finalidad y razón de ser esencial de tales preceptos.

    Por tanto, lo que debe estudiarse en el presente caso, es si la escritura objeto de recurso recoge dos transmisiones, como entiende el recurrente al afirmar que hubo aceptación tácita de la herencia por parte de la viuda, o una sola transmisión, como parece entender el registrador al exigir que se aporte el título previo de adquisición del primer fallecido.

    La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita, pero, en el ámbito registral la aceptación tácita no puede admitirse, siendo necesaria forma documental pública, siendo sólo admisible la aceptación tácita, cuando se trate de escritura pública que tenga por objeto otro acto que «ex lege» tenga valor equivalente, como ocurre en la disposición de un bien hereditario concreto; por lo que, no habiendo quedado acreditada la aceptación de la herencia en la forma señalada, opera el ius transmissionis.

    En el derecho de transmisión, no hay una doble transmisión sucesoria, sino un mero efecto transmisivo del derecho o del poder de configuración jurídica, de forma que, aceptando la herencia del heredero transmitente, y ejercitando el ius delationis integrado en la misma, los herederos transmisarios sucederán directamente al causante de la herencia y en otra distinta sucesión al fallecido heredero transmitente.

    Debe confirmarse también la exigencia de aportación de los títulos de la sucesión hereditaria, pues el título de la sucesión hereditaria, a los efectos del Registro, es el testamento, el contrato sucesorio, el acta de notoriedad para la declaración de herederos abintestato y la declaración administrativa de heredero abintestato a favor del Estado, así como, en su caso, el certificado sucesorio europeo.

    15/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17392 Sugiere la Dirección General la sospecha de fraude de ley, cuando se pretende la inmatriculación por doble herencia (del padre respecto del abuelo y del inmatriculante respecto del padre), cuando la primera transmisión se pretende fundamentar en una aceptación tácita de la herencia (Vid, en contrario, la Rcd de 26 de julio de 2017, en la que la Dirección General presume una aceptación tácita, e impide ejercer el derecho de transmisión).
    INMATRICULACION FINCA REGISTRAL, EXPEDIENTE DOMINIO, JURISDICCION VOLUNTARIA, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, HERENCIA, DERECHO TRANSMISION, ACEPTACION HERENCIA, DIRECCION GENERAL REGISTROS NOTARIADO, INTERPRETACION, JURISPRUDENCIA,
    Resumen:

    No es obstáculo que impida la inmatriculación por doble título la formalización en un mismo título público de dos adquisiciones separadas entre sí por más de un año.

    En los casos de aceptación de herencia y formalización en título público de la adjudicación y adquisición de la propiedad de los bienes hereditarios, el plazo de un año a que se refiere el artículo 205 de la Ley Hipotecaria se puede computar desde el fallecimiento del causante.

    Esta afirmación no obsta la también reiterada doctrina de esta Dirección General según la cual no supone una extralimitación competencial, sino todo lo contrario, que el registrador califique si los títulos presentados para inmatricular una finca cumplen los requisitos legales o han sido elaborados «ad hoc» de manera artificiosa para eludir el cumplimiento de la finalidad y razón de ser esencial de tales preceptos.

    Por tanto, lo que debe estudiarse en el presente caso, es si la escritura objeto de recurso recoge dos transmisiones, como entiende el recurrente al afirmar que hubo aceptación tácita de la herencia por parte de la viuda, o una sola transmisión, como parece entender el registrador al exigir que se aporte el título previo de adquisición del primer fallecido.

    La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita, pero, en el ámbito registral la aceptación tácita no puede admitirse, siendo necesaria forma documental pública, siendo sólo admisible la aceptación tácita, cuando se trate de escritura pública que tenga por objeto otro acto que «ex lege» tenga valor equivalente, como ocurre en la disposición de un bien hereditario concreto; por lo que, no habiendo quedado acreditada la aceptación de la herencia en la forma señalada, opera el ius transmissionis.

    En el derecho de transmisión, no hay una doble transmisión sucesoria, sino un mero efecto transmisivo del derecho o del poder de configuración jurídica, de forma que, aceptando la herencia del heredero transmitente, y ejercitando el ius delationis integrado en la misma, los herederos transmisarios sucederán directamente al causante de la herencia y en otra distinta sucesión al fallecido heredero transmitente.

    Debe confirmarse también la exigencia de aportación de los títulos de la sucesión hereditaria, pues el título de la sucesión hereditaria, a los efectos del Registro, es el testamento, el contrato sucesorio, el acta de notoriedad para la declaración de herederos abintestato y la declaración administrativa de heredero abintestato a favor del Estado, así como, en su caso, el certificado sucesorio europeo.

    15/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17392 A efectos registrales, la Dirección General rechaza tomar en consideración la aceptación tácita de la herencia, pero acepta presumir el hecho negativo de que tal herencia no fue aceptada ni repudiada, concluyendo que opera, en el caso, el derecho de transmisión.
    INMATRICULACION FINCA REGISTRAL, EXPEDIENTE DOMINIO, JURISDICCION VOLUNTARIA, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, HERENCIA, DERECHO TRANSMISION, ACEPTACION HERENCIA, DIRECCION GENERAL REGISTROS NOTARIADO, INTERPRETACION, JURISPRUDENCIA,
    Resumen:

    No es obstáculo que impida la inmatriculación por doble título la formalización en un mismo título público de dos adquisiciones separadas entre sí por más de un año.

    En los casos de aceptación de herencia y formalización en título público de la adjudicación y adquisición de la propiedad de los bienes hereditarios, el plazo de un año a que se refiere el artículo 205 de la Ley Hipotecaria se puede computar desde el fallecimiento del causante.

    Esta afirmación no obsta la también reiterada doctrina de esta Dirección General según la cual no supone una extralimitación competencial, sino todo lo contrario, que el registrador califique si los títulos presentados para inmatricular una finca cumplen los requisitos legales o han sido elaborados «ad hoc» de manera artificiosa para eludir el cumplimiento de la finalidad y razón de ser esencial de tales preceptos.

    Por tanto, lo que debe estudiarse en el presente caso, es si la escritura objeto de recurso recoge dos transmisiones, como entiende el recurrente al afirmar que hubo aceptación tácita de la herencia por parte de la viuda, o una sola transmisión, como parece entender el registrador al exigir que se aporte el título previo de adquisición del primer fallecido.

    La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita, pero, en el ámbito registral la aceptación tácita no puede admitirse, siendo necesaria forma documental pública, siendo sólo admisible la aceptación tácita, cuando se trate de escritura pública que tenga por objeto otro acto que «ex lege» tenga valor equivalente, como ocurre en la disposición de un bien hereditario concreto; por lo que, no habiendo quedado acreditada la aceptación de la herencia en la forma señalada, opera el ius transmissionis.

    En el derecho de transmisión, no hay una doble transmisión sucesoria, sino un mero efecto transmisivo del derecho o del poder de configuración jurídica, de forma que, aceptando la herencia del heredero transmitente, y ejercitando el ius delationis integrado en la misma, los herederos transmisarios sucederán directamente al causante de la herencia y en otra distinta sucesión al fallecido heredero transmitente.

    Debe confirmarse también la exigencia de aportación de los títulos de la sucesión hereditaria, pues el título de la sucesión hereditaria, a los efectos del Registro, es el testamento, el contrato sucesorio, el acta de notoriedad para la declaración de herederos abintestato y la declaración administrativa de heredero abintestato a favor del Estado, así como, en su caso, el certificado sucesorio europeo.

    15/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17392 No constando la aceptación expresa del causante intermedio, la Dirección General dice que, respecto del Registro, no hay sucesión y opera el derecho de transmisión (de manera que, a efectos de inmatriculación, habría una transmisión y no dos).
    DERECHO TRANSMISION, ACEPTACION HERENCIA, INMATRICULACION FINCA REGISTRAL, EXPEDIENTE DOMINIO, JURISDICCION VOLUNTARIA, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, HERENCIA,
    Resumen:

    No es obstáculo que impida la inmatriculación por doble título la formalización en un mismo título público de dos adquisiciones separadas entre sí por más de un año.

    En los casos de aceptación de herencia y formalización en título público de la adjudicación y adquisición de la propiedad de los bienes hereditarios, el plazo de un año a que se refiere el artículo 205 de la Ley Hipotecaria se puede computar desde el fallecimiento del causante.

    Esta afirmación no obsta la también reiterada doctrina de esta Dirección General según la cual no supone una extralimitación competencial, sino todo lo contrario, que el registrador califique si los títulos presentados para inmatricular una finca cumplen los requisitos legales o han sido elaborados «ad hoc» de manera artificiosa para eludir el cumplimiento de la finalidad y razón de ser esencial de tales preceptos.

    Por tanto, lo que debe estudiarse en el presente caso, es si la escritura objeto de recurso recoge dos transmisiones, como entiende el recurrente al afirmar que hubo aceptación tácita de la herencia por parte de la viuda, o una sola transmisión, como parece entender el registrador al exigir que se aporte el título previo de adquisición del primer fallecido.

    La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita, pero, en el ámbito registral la aceptación tácita no puede admitirse, siendo necesaria forma documental pública, siendo sólo admisible la aceptación tácita, cuando se trate de escritura pública que tenga por objeto otro acto que «ex lege» tenga valor equivalente, como ocurre en la disposición de un bien hereditario concreto; por lo que, no habiendo quedado acreditada la aceptación de la herencia en la forma señalada, opera el ius transmissionis.

    En el derecho de transmisión, no hay una doble transmisión sucesoria, sino un mero efecto transmisivo del derecho o del poder de configuración jurídica, de forma que, aceptando la herencia del heredero transmitente, y ejercitando el ius delationis integrado en la misma, los herederos transmisarios sucederán directamente al causante de la herencia y en otra distinta sucesión al fallecido heredero transmitente.

    Debe confirmarse también la exigencia de aportación de los títulos de la sucesión hereditaria, pues el título de la sucesión hereditaria, a los efectos del Registro, es el testamento, el contrato sucesorio, el acta de notoriedad para la declaración de herederos abintestato y la declaración administrativa de heredero abintestato a favor del Estado, así como, en su caso, el certificado sucesorio europeo.

    15/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17392 A efectos registrales, sólo es admisible la aceptación tácita de la herencia cuando conste acreditado el hecho al que la ley atribuya tal valor, como ocurre en la disposición de un bien hereditario concreto (o la disposición del derecho hereditario en abstracto, cabría añadir, así como tanto otros supuestos).
    ACEPTACION HERENCIA, CESION DERECHOS/ACCIONES
    Resumen:

    No es obstáculo que impida la inmatriculación por doble título la formalización en un mismo título público de dos adquisiciones separadas entre sí por más de un año.

    En los casos de aceptación de herencia y formalización en título público de la adjudicación y adquisición de la propiedad de los bienes hereditarios, el plazo de un año a que se refiere el artículo 205 de la Ley Hipotecaria se puede computar desde el fallecimiento del causante.

    Esta afirmación no obsta la también reiterada doctrina de esta Dirección General según la cual no supone una extralimitación competencial, sino todo lo contrario, que el registrador califique si los títulos presentados para inmatricular una finca cumplen los requisitos legales o han sido elaborados «ad hoc» de manera artificiosa para eludir el cumplimiento de la finalidad y razón de ser esencial de tales preceptos.

    Por tanto, lo que debe estudiarse en el presente caso, es si la escritura objeto de recurso recoge dos transmisiones, como entiende el recurrente al afirmar que hubo aceptación tácita de la herencia por parte de la viuda, o una sola transmisión, como parece entender el registrador al exigir que se aporte el título previo de adquisición del primer fallecido.

    La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita, pero, en el ámbito registral la aceptación tácita no puede admitirse, siendo necesaria forma documental pública, siendo sólo admisible la aceptación tácita, cuando se trate de escritura pública que tenga por objeto otro acto que «ex lege» tenga valor equivalente, como ocurre en la disposición de un bien hereditario concreto; por lo que, no habiendo quedado acreditada la aceptación de la herencia en la forma señalada, opera el ius transmissionis.

    En el derecho de transmisión, no hay una doble transmisión sucesoria, sino un mero efecto transmisivo del derecho o del poder de configuración jurídica, de forma que, aceptando la herencia del heredero transmitente, y ejercitando el ius delationis integrado en la misma, los herederos transmisarios sucederán directamente al causante de la herencia y en otra distinta sucesión al fallecido heredero transmitente.

    Debe confirmarse también la exigencia de aportación de los títulos de la sucesión hereditaria, pues el título de la sucesión hereditaria, a los efectos del Registro, es el testamento, el contrato sucesorio, el acta de notoriedad para la declaración de herederos abintestato y la declaración administrativa de heredero abintestato a favor del Estado, así como, en su caso, el certificado sucesorio europeo.

    15/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17392 Debe ser aportado al Registro el título inscribible de la herencia (testamento, contrato sucesorio, declaración de herederos –en su caso, a favor del Estado-, o certificado sucesorio europeo).
    TITULO INSCRIBIBLE, HERENCIA
    Resumen:

    No es obstáculo que impida la inmatriculación por doble título la formalización en un mismo título público de dos adquisiciones separadas entre sí por más de un año.

    En los casos de aceptación de herencia y formalización en título público de la adjudicación y adquisición de la propiedad de los bienes hereditarios, el plazo de un año a que se refiere el artículo 205 de la Ley Hipotecaria se puede computar desde el fallecimiento del causante.

    Esta afirmación no obsta la también reiterada doctrina de esta Dirección General según la cual no supone una extralimitación competencial, sino todo lo contrario, que el registrador califique si los títulos presentados para inmatricular una finca cumplen los requisitos legales o han sido elaborados «ad hoc» de manera artificiosa para eludir el cumplimiento de la finalidad y razón de ser esencial de tales preceptos.

    Por tanto, lo que debe estudiarse en el presente caso, es si la escritura objeto de recurso recoge dos transmisiones, como entiende el recurrente al afirmar que hubo aceptación tácita de la herencia por parte de la viuda, o una sola transmisión, como parece entender el registrador al exigir que se aporte el título previo de adquisición del primer fallecido.

    La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita, pero, en el ámbito registral la aceptación tácita no puede admitirse, siendo necesaria forma documental pública, siendo sólo admisible la aceptación tácita, cuando se trate de escritura pública que tenga por objeto otro acto que «ex lege» tenga valor equivalente, como ocurre en la disposición de un bien hereditario concreto; por lo que, no habiendo quedado acreditada la aceptación de la herencia en la forma señalada, opera el ius transmissionis.

    En el derecho de transmisión, no hay una doble transmisión sucesoria, sino un mero efecto transmisivo del derecho o del poder de configuración jurídica, de forma que, aceptando la herencia del heredero transmitente, y ejercitando el ius delationis integrado en la misma, los herederos transmisarios sucederán directamente al causante de la herencia y en otra distinta sucesión al fallecido heredero transmitente.

    Debe confirmarse también la exigencia de aportación de los títulos de la sucesión hereditaria, pues el título de la sucesión hereditaria, a los efectos del Registro, es el testamento, el contrato sucesorio, el acta de notoriedad para la declaración de herederos abintestato y la declaración administrativa de heredero abintestato a favor del Estado, así como, en su caso, el certificado sucesorio europeo.

    14/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17391 Está justificado acoger en el expediente de dominio registral –y, por tanto, también en el notarial- las alegaciones de un colindante que está tramitando su propia rectificación, quedando acreditado el solapamiento entre las fincas, en virtud de la documentación obrante en ambos expedientes.
    EXPEDIENTE DOMINIO, JURISDICCION VOLUNTARIA, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, LINDERO FINCA REGISTRAL, CALIFICACION REGISTRAL, MOTIVACION ACTO ADMINISTRATIVO, DOMINIO PUBLICO, GEORREFERENCIACION FINCA REGISTRAL
    Resumen:

    En el presente caso el registrador acoge las alegaciones [al expediente de dominio registral] que hace el titular de una finca registral colindante, el cual no sólo aporta documentación en apoyo de las mismas, sino que previamente ya había solicitado la inscripción de su representación gráfica alternativa a la catastral, en expediente aún pendiente de resolución, al que se opone precisamente la Administración titular de la finca. En la calificación se exponen detalladamente (incluidas imágenes de la zona de solapamiento) las dudas acerca la invasión de dicha finca colindante inmatriculada.

    La recurrente alega que la delimitación catastral de su finca se deriva de la correspondiente alteración descriptiva realizada en virtud de la escritura de segregación, en la que se forman las fincas segregada y resto a las que se viene refiriendo este recurso.

    En este caso pueden entenderse suficientemente justificadas las dudas del registrador en la nota de calificación en cuanto a la existencia de conflicto entre fincas colindantes, con posible invasión de las mismas. A tal efecto es determinante la existencia de pretensiones incompatibles de inscripción de representación gráfica tanto de uno como otro titular, lo que revela que no es pacífica la delimitación gráfica de las fincas aun cuando la que es objeto de este recurso esté amparada en los pronunciamientos catastrales o alegue la Administración recurrente que se trata de dominio público.

    En el supuesto que nos ocupa, la recurrente alega también que la representación gráfica catastral deriva de una previa operación de segregación inscrita, pero lo cierto es que la superficie de la finca registral 13.508 que arroja dicha inscripción registral de resto tampoco es totalmente coincidente con la que resulta del Catastro.

    Por otra parte, no pueden tomarse en consideración documentos aportados con el escrito de recurso que no se tuvieron a la vista al tiempo de calificar, como son los relativos al amojonamiento de la finca.

    La cuestión deberá resolverse o bien en el expediente de deslinde administrativo correspondiente, o en el procedimiento judicial declarativo que corresponda.

    Y sin que ello suponga afirmar la inscribibilidad de la representación gráfica alternativa de la finca colindante, cuestión que deberá ser objeto de calificación en el procedimiento correspondiente ya iniciado y pendiente de resolver.

    14/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17391 Constando en el Registro la tramitación simultánea de dos expedientes de rectificación de fincas colindantes, la Dirección General considera justificado denegar la georreferenciación del segundo expediente, único sometido al recurso, pero no dice si el registrador, para calificar el primero, puede tener en cuenta este conflicto, que le consta, y aunque no haya oposición en sentido contrario, ni dice si tendrá juego aquí el principio de prioridad.
    EXPEDIENTE DOMINIO, JURISDICCION VOLUNTARIA, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, LINDERO FINCA REGISTRAL, CALIFICACION REGISTRAL, MOTIVACION ACTO ADMINISTRATIVO, DOMINIO PUBLICO, GEORREFERENCIACION FINCA REGISTRAL, PRINCIPIO PRIORIDAD REGISTRAL
    Resumen:

    En el presente caso el registrador acoge las alegaciones [al expediente de dominio registral] que hace el titular de una finca registral colindante, el cual no sólo aporta documentación en apoyo de las mismas, sino que previamente ya había solicitado la inscripción de su representación gráfica alternativa a la catastral, en expediente aún pendiente de resolución, al que se opone precisamente la Administración titular de la finca. En la calificación se exponen detalladamente (incluidas imágenes de la zona de solapamiento) las dudas acerca la invasión de dicha finca colindante inmatriculada.

    La recurrente alega que la delimitación catastral de su finca se deriva de la correspondiente alteración descriptiva realizada en virtud de la escritura de segregación, en la que se forman las fincas segregada y resto a las que se viene refiriendo este recurso.

    En este caso pueden entenderse suficientemente justificadas las dudas del registrador en la nota de calificación en cuanto a la existencia de conflicto entre fincas colindantes, con posible invasión de las mismas. A tal efecto es determinante la existencia de pretensiones incompatibles de inscripción de representación gráfica tanto de uno como otro titular, lo que revela que no es pacífica la delimitación gráfica de las fincas aun cuando la que es objeto de este recurso esté amparada en los pronunciamientos catastrales o alegue la Administración recurrente que se trata de dominio público.

    En el supuesto que nos ocupa, la recurrente alega también que la representación gráfica catastral deriva de una previa operación de segregación inscrita, pero lo cierto es que la superficie de la finca registral 13.508 que arroja dicha inscripción registral de resto tampoco es totalmente coincidente con la que resulta del Catastro.

    Por otra parte, no pueden tomarse en consideración documentos aportados con el escrito de recurso que no se tuvieron a la vista al tiempo de calificar, como son los relativos al amojonamiento de la finca.

    La cuestión deberá resolverse o bien en el expediente de deslinde administrativo correspondiente, o en el procedimiento judicial declarativo que corresponda.

    Y sin que ello suponga afirmar la inscribibilidad de la representación gráfica alternativa de la finca colindante, cuestión que deberá ser objeto de calificación en el procedimiento correspondiente ya iniciado y pendiente de resolver.

    14/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17391 Cabe la oposición de los colindantes aun cuando la promotora del expediente de dominio para georreferenciar la finca sea la propia Administración pública y ésta alegue que se trata de dominio público, el expediente está igualmente sujeto a la calificación registral.
    EXPEDIENTE DOMINIO, JURISDICCION VOLUNTARIA, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, LINDERO FINCA REGISTRAL, CALIFICACION REGISTRAL, DOMINIO PUBLICO, GEORREFERENCIACION FINCA REGISTRAL,
    Resumen:

    En el presente caso el registrador acoge las alegaciones [al expediente de dominio registral] que hace el titular de una finca registral colindante, el cual no sólo aporta documentación en apoyo de las mismas, sino que previamente ya había solicitado la inscripción de su representación gráfica alternativa a la catastral, en expediente aún pendiente de resolución, al que se opone precisamente la Administración titular de la finca. En la calificación se exponen detalladamente (incluidas imágenes de la zona de solapamiento) las dudas acerca la invasión de dicha finca colindante inmatriculada.

    La recurrente alega que la delimitación catastral de su finca se deriva de la correspondiente alteración descriptiva realizada en virtud de la escritura de segregación, en la que se forman las fincas segregada y resto a las que se viene refiriendo este recurso.

    En este caso pueden entenderse suficientemente justificadas las dudas del registrador en la nota de calificación en cuanto a la existencia de conflicto entre fincas colindantes, con posible invasión de las mismas. A tal efecto es determinante la existencia de pretensiones incompatibles de inscripción de representación gráfica tanto de uno como otro titular, lo que revela que no es pacífica la delimitación gráfica de las fincas aun cuando la que es objeto de este recurso esté amparada en los pronunciamientos catastrales o alegue la Administración recurrente que se trata de dominio público.

    En el supuesto que nos ocupa, la recurrente alega también que la representación gráfica catastral deriva de una previa operación de segregación inscrita, pero lo cierto es que la superficie de la finca registral 13.508 que arroja dicha inscripción registral de resto tampoco es totalmente coincidente con la que resulta del Catastro.

    Por otra parte, no pueden tomarse en consideración documentos aportados con el escrito de recurso que no se tuvieron a la vista al tiempo de calificar, como son los relativos al amojonamiento de la finca.

    La cuestión deberá resolverse o bien en el expediente de deslinde administrativo correspondiente, o en el procedimiento judicial declarativo que corresponda.

    Y sin que ello suponga afirmar la inscribibilidad de la representación gráfica alternativa de la finca colindante, cuestión que deberá ser objeto de calificación en el procedimiento correspondiente ya iniciado y pendiente de resolver.

    14/11/2019 (03/12/2019) BOE-A-2019-17391 No pueden tomarse en consideración documentos aportados con el escrito de recurso (los relativos al amojonamiento de la finca que se pretende georreferenciar).
    GEORREFERENCIACION FINCA REGISTRAL, CUESTION NUEVA RECURSO GUBERNATIVO, DESLINDE/AMOJONAMIENTO
    Resumen:

    En el presente caso el registrador acoge las alegaciones [al expediente de dominio registral] que hace el titular de una finca registral colindante, el cual no sólo aporta documentación en apoyo de las mismas, sino que previamente ya había solicitado la inscripción de su representación gráfica alternativa a la catastral, en expediente aún pendiente de resolución, al que se opone precisamente la Administración titular de la finca. En la calificación se exponen detalladamente (incluidas imágenes de la zona de solapamiento) las dudas acerca la invasión de dicha finca colindante inmatriculada.

    La recurrente alega que la delimitación catastral de su finca se deriva de la correspondiente alteración descriptiva realizada en virtud de la escritura de segregación, en la que se forman las fincas segregada y resto a las que se viene refiriendo este recurso.

    En este caso pueden entenderse suficientemente justificadas las dudas del registrador en la nota de calificación en cuanto a la existencia de conflicto entre fincas colindantes, con posible invasión de las mismas. A tal efecto es determinante la existencia de pretensiones incompatibles de inscripción de representación gráfica tanto de uno como otro titular, lo que revela que no es pacífica la delimitación gráfica de las fincas aun cuando la que es objeto de este recurso esté amparada en los pronunciamientos catastrales o alegue la Administración recurrente que se trata de dominio público.

    En el supuesto que nos ocupa, la recurrente alega también que la representación gráfica catastral deriva de una previa operación de segregación inscrita, pero lo cierto es que la superficie de la finca registral 13.508 que arroja dicha inscripción registral de resto tampoco es totalmente coincidente con la que resulta del Catastro.

    Por otra parte, no pueden tomarse en consideración documentos aportados con el escrito de recurso que no se tuvieron a la vista al tiempo de calificar, como son los relativos al amojonamiento de la finca.

    La cuestión deberá resolverse o bien en el expediente de deslinde administrativo correspondiente, o en el procedimiento judicial declarativo que corresponda.

    Y sin que ello suponga afirmar la inscribibilidad de la representación gráfica alternativa de la finca colindante, cuestión que deberá ser objeto de calificación en el procedimiento correspondiente ya iniciado y pendiente de resolver.

    Loading…