Revista Notarial Notin

    Busqueda avanzada
    Novedades
    eyJidXNxdWVkYSI6bnVsbCwidm9jZXMiOm51bGwsInZvem9wIjpudWxsLCJ0ZXh0byI6bnVsbCwiZmVjaGFzIjpudWxsLCJmZWNoYXNQdWIiOm51bGwsInRleHRvbGVnaWJsZSI6bnVsbCwiZmVjaGFzbGVnaWJsZSI6bnVsbCwiZmVjaGFzUHVibGVnaWJsZSI6bnVsbH0=
    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3742 Acordada la liquidación del régimen económico matrimonial en un pleito independiente, pero derivado del de divorcio, la Dirección General aplica a la transacción alcanzada en ese segundo juicio la misma aptitud como título inscribible que le aplica al convenio regulador aprobado judicialmente.
    TITULO INSCRIBIBLE, CONVENIO REGULADOR DIVORCIO, CONVENIO SEPARACION MATRIMONIAL, TRANSACCION JUDICIAL, PRINCIPIO LEGALIDAD REGISTRAL, DOCUMENTO PRIVADO, ESCRITURA PUBLICA, LIQUIDACION GANANCIALES
    Resumen:

    La transacción supone un acuerdo por el que las partes, dando, prometiendo o reteniendo alguna cosa evitan la provocación de un pleito o ponen término al que hubiesen ya comenzado, adquiriendo para las partes carácter de cosa juzgada. Su homologación o aprobación judicial implica una revisión del organismo jurisdiccional respecto del poder de disposición de las partes en relación con el objeto del pleito, pero no implica un verdadero análisis y comprobación del fondo del acuerdo que supone la transacción.

    La homologación judicial no altera el carácter privado del documento. Son las partes las que declaran, constituyen, modifican o extinguen una relación jurídica preexistente, por lo que el acuerdo alcanzado se debe documentar adecuadamente.

    No obstante, el convenio matrimonial puede ser título inscribible en aquellos negocios que puedan tener carácter familiar

    No puede tenerse en consideración los documentos que se han presentado sólo con el escrito de impugnación y no en el momento de la calificación, como la sentencia dictada en procedimiento de divorcio contencioso ni la sentencia sobre determinación de los bienes que conformaban el inventario de dicha sociedad conyugal.

    No obstante, el título presentado a calificación contiene datos suficientes que permiten deducir que el procedimiento de liquidación de la sociedad de gananciales proviene del proceso de divorcio de quienes han alcanzado el acuerdo transaccional. Por ello, debe concluirse que el documento objeto de la calificación impugnada es susceptible de inscripción registral.

    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3741 La Dirección General decide que, por analogía, procede aplicar al notario, en los expedientes de jurisdicción voluntaria, las mismas limitaciones establecidas para la calificación de las resoluciones del juez o secretario judicial; pero, acto seguido, recuerda la necesidad de calificar la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas y, en definitiva, hace prevalecer su enorme resistencia a limitar el alcance de la calificación, sobre todo tipo de documentos inscribibles.
    CALIFICACION REGISTRAL, CALIFICACION NOTARIAL, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, RESOLUCION JUDICIAL, ANALOGIA, DIRECCION GENERAL REGISTROS NOTARIADO, JURISPRUDENCIA, INTERPRETACION,
    Resumen:

    El recurrente alega que, al tratarse de un expediente de jurisdicción voluntaria [de nombramiento de contador-partidor dativo], no puede la registradora entrar a valorar si el procedimiento está mal iniciado como tampoco puede entrar a valorar la aprobación notarial de la partición y la interpretación de la voluntad de la testadora (si bien, aduce el recurrente determinadas razones en las que fundamenta dicha interpretación).

    La reforma del artículo 1057 del Código Civil atribuye dos cualificadas funciones al notario (y al letrado de la administración de justicia), antes atribuidas al juez, consistentes, por una parte, en el nombramiento del contador-partidor dativo; y, de otra parte, la aprobación de la partición, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios.

    Consecuentemente deben diferenciarse el proceso de nombramiento del contador-partidor dativo; las operaciones particionales que debe realizar este contador-partidor dativo; y la aprobación por el notario de la partición así practicada.

    Así, por lo que se refiere al nombramiento del contador-partidor dativo es obligación del notario comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50% del haber hereditario; que se verifique la citación a los demás interesados, si su domicilio fuere conocido; realizándose la designación de contador-partidor dativo en la forma prevista en la Ley del Notariado.

    La aprobación de la partición supone un expediente específico de jurisdicción voluntaria, tramitado por notario competente. sea o no el mismo notario que autorice la escritura de partición.

    La calificación de los Registradores se limitará a la competencia del Juez o Secretario judicial, a la congruencia del mandato con el expediente en que se hubiere dictado, a las formalidades extrínsecas de la resolución y a los obstáculos que surjan del Registro. En relación con la calificación registral de los actos de jurisdicción voluntaria autorizados notarialmente no hay precepto semejante, pero debe tomarse en consideración la misma norma, puesto que el notario ejerce en ellos la función de jurisdicción voluntaria.

    Según la Ley del Notariado, el notario dar fe de que el otorgamiento se adecua a la legalidad, y los notarios en su consideración de funcionarios públicos deberán velar por la regularidad no sólo formal sino material de los actos o negocios jurídicos que autoricen o intervengan

    Pero debe también tomarse en consideración que el artículo 18 de la Ley Hipotecaria delimita el ámbito objetivo de la calificación al establecer que los registradores calificarán la legalidad de las formas extrínsecas de los documentos de toda clase, así como la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas.

    En el presente caso, no se ha incluido una circunstancia necesaria para calificar la congruencia del nombramiento de contadora-partidora, pues no consta quién ha solicitado su designación, algo que es imprescindible para comprobar que concurren los presupuestos establecidos en el Código Civil.

    Ahora bien, no se puede compartir el criterio de la registradora cuando niega que sea procedente tal nombramiento porque considera que no se trata de una verdadera partición hereditaria y cuando también niega que la contadora-partidora pueda realizar la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobe la identificación del bien legado.

    Aun cuando en la escritura calificada lo que la contadora-partidora hace es, en realidad, adjudicar el bien objeto del legado, este acto tiene carácter particional y, además, en la misma escritura ratifica íntegramente otras adjudicaciones que constan en las escrituras que se reseñan en relación con la partición de la herencia de la causante. Asimismo, la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobre la identificación del bien legado se enmarca en el ámbito de lo particional y la función de contadora-partidora. Y debe tenerse en cuenta que a tales cuestiones se ha extendido la decisión del notario en funciones de jurisdicción voluntaria al aprobar la partición, realizando una valoración que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente.

    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3741 La Dirección General, para amparar la posibilidad de calificar la decisión notarial en un expediente de jurisdicción voluntaria, considera que hay incongruencia cuando no se acredita que el requerimiento procede de un interesado según la ley.
    CALIFICACION REGISTRAL, CALIFICACION NOTARIAL, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, RESOLUCION JUDICIAL, ANALOGIA, DIRECCION GENERAL REGISTROS NOTARIADO, JURISPRUDENCIA, INTERPRETACION, CONGRUENCIA SENTENCIA, LEGITIMACION PROCESAL, REQUERIMIENTO ACTA NOTARIAL, CONTADOR-PARTIDOR
    Resumen:

    El recurrente alega que, al tratarse de un expediente de jurisdicción voluntaria [de nombramiento de contador-partidor dativo], no puede la registradora entrar a valorar si el procedimiento está mal iniciado como tampoco puede entrar a valorar la aprobación notarial de la partición y la interpretación de la voluntad de la testadora (si bien, aduce el recurrente determinadas razones en las que fundamenta dicha interpretación).

    La reforma del artículo 1057 del Código Civil atribuye dos cualificadas funciones al notario (y al letrado de la administración de justicia), antes atribuidas al juez, consistentes, por una parte, en el nombramiento del contador-partidor dativo; y, de otra parte, la aprobación de la partición, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios.

    Consecuentemente deben diferenciarse el proceso de nombramiento del contador-partidor dativo; las operaciones particionales que debe realizar este contador-partidor dativo; y la aprobación por el notario de la partición así practicada.

    Así, por lo que se refiere al nombramiento del contador-partidor dativo es obligación del notario comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50% del haber hereditario; que se verifique la citación a los demás interesados, si su domicilio fuere conocido; realizándose la designación de contador-partidor dativo en la forma prevista en la Ley del Notariado.

    La aprobación de la partición supone un expediente específico de jurisdicción voluntaria, tramitado por notario competente. sea o no el mismo notario que autorice la escritura de partición.

    La calificación de los Registradores se limitará a la competencia del Juez o Secretario judicial, a la congruencia del mandato con el expediente en que se hubiere dictado, a las formalidades extrínsecas de la resolución y a los obstáculos que surjan del Registro. En relación con la calificación registral de los actos de jurisdicción voluntaria autorizados notarialmente no hay precepto semejante, pero debe tomarse en consideración la misma norma, puesto que el notario ejerce en ellos la función de jurisdicción voluntaria.

    Según la Ley del Notariado, el notario dar fe de que el otorgamiento se adecua a la legalidad, y los notarios en su consideración de funcionarios públicos deberán velar por la regularidad no sólo formal sino material de los actos o negocios jurídicos que autoricen o intervengan

    Pero debe también tomarse en consideración que el artículo 18 de la Ley Hipotecaria delimita el ámbito objetivo de la calificación al establecer que los registradores calificarán la legalidad de las formas extrínsecas de los documentos de toda clase, así como la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas.

    En el presente caso, no se ha incluido una circunstancia necesaria para calificar la congruencia del nombramiento de contadora-partidora, pues no consta quién ha solicitado su designación, algo que es imprescindible para comprobar que concurren los presupuestos establecidos en el Código Civil.

    Ahora bien, no se puede compartir el criterio de la registradora cuando niega que sea procedente tal nombramiento porque considera que no se trata de una verdadera partición hereditaria y cuando también niega que la contadora-partidora pueda realizar la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobe la identificación del bien legado.

    Aun cuando en la escritura calificada lo que la contadora-partidora hace es, en realidad, adjudicar el bien objeto del legado, este acto tiene carácter particional y, además, en la misma escritura ratifica íntegramente otras adjudicaciones que constan en las escrituras que se reseñan en relación con la partición de la herencia de la causante. Asimismo, la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobre la identificación del bien legado se enmarca en el ámbito de lo particional y la función de contadora-partidora. Y debe tenerse en cuenta que a tales cuestiones se ha extendido la decisión del notario en funciones de jurisdicción voluntaria al aprobar la partición, realizando una valoración que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente.

    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3741 En el expediente de nombramiento de contador-partidor dativo, el notario debe comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50 por ciento del haber hereditario (como dice esta resolución, la apreciación del notario de que concurre interés legítimo para promover el expediente está sujeta a calificación).
    RESOLUCION JUDICIAL, ANALOGIA, CALIFICACION REGISTRAL, CALIFICACION NOTARIAL, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, LEGITIMACION PROCESAL, REQUERIMIENTO ACTA NOTARIAL, CONTADOR-PARTIDOR, MAYORIA VOTOS
    Resumen:

    El recurrente alega que, al tratarse de un expediente de jurisdicción voluntaria [de nombramiento de contador-partidor dativo], no puede la registradora entrar a valorar si el procedimiento está mal iniciado como tampoco puede entrar a valorar la aprobación notarial de la partición y la interpretación de la voluntad de la testadora (si bien, aduce el recurrente determinadas razones en las que fundamenta dicha interpretación).

    La reforma del artículo 1057 del Código Civil atribuye dos cualificadas funciones al notario (y al letrado de la administración de justicia), antes atribuidas al juez, consistentes, por una parte, en el nombramiento del contador-partidor dativo; y, de otra parte, la aprobación de la partición, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios.

    Consecuentemente deben diferenciarse el proceso de nombramiento del contador-partidor dativo; las operaciones particionales que debe realizar este contador-partidor dativo; y la aprobación por el notario de la partición así practicada.

    Así, por lo que se refiere al nombramiento del contador-partidor dativo es obligación del notario comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50% del haber hereditario; que se verifique la citación a los demás interesados, si su domicilio fuere conocido; realizándose la designación de contador-partidor dativo en la forma prevista en la Ley del Notariado.

    La aprobación de la partición supone un expediente específico de jurisdicción voluntaria, tramitado por notario competente. sea o no el mismo notario que autorice la escritura de partición.

    La calificación de los Registradores se limitará a la competencia del Juez o Secretario judicial, a la congruencia del mandato con el expediente en que se hubiere dictado, a las formalidades extrínsecas de la resolución y a los obstáculos que surjan del Registro. En relación con la calificación registral de los actos de jurisdicción voluntaria autorizados notarialmente no hay precepto semejante, pero debe tomarse en consideración la misma norma, puesto que el notario ejerce en ellos la función de jurisdicción voluntaria.

    Según la Ley del Notariado, el notario dar fe de que el otorgamiento se adecua a la legalidad, y los notarios en su consideración de funcionarios públicos deberán velar por la regularidad no sólo formal sino material de los actos o negocios jurídicos que autoricen o intervengan

    Pero debe también tomarse en consideración que el artículo 18 de la Ley Hipotecaria delimita el ámbito objetivo de la calificación al establecer que los registradores calificarán la legalidad de las formas extrínsecas de los documentos de toda clase, así como la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas.

    En el presente caso, no se ha incluido una circunstancia necesaria para calificar la congruencia del nombramiento de contadora-partidora, pues no consta quién ha solicitado su designación, algo que es imprescindible para comprobar que concurren los presupuestos establecidos en el Código Civil.

    Ahora bien, no se puede compartir el criterio de la registradora cuando niega que sea procedente tal nombramiento porque considera que no se trata de una verdadera partición hereditaria y cuando también niega que la contadora-partidora pueda realizar la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobe la identificación del bien legado.

    Aun cuando en la escritura calificada lo que la contadora-partidora hace es, en realidad, adjudicar el bien objeto del legado, este acto tiene carácter particional y, además, en la misma escritura ratifica íntegramente otras adjudicaciones que constan en las escrituras que se reseñan en relación con la partición de la herencia de la causante. Asimismo, la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobre la identificación del bien legado se enmarca en el ámbito de lo particional y la función de contadora-partidora. Y debe tenerse en cuenta que a tales cuestiones se ha extendido la decisión del notario en funciones de jurisdicción voluntaria al aprobar la partición, realizando una valoración que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente.

    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3741 En el expediente de nombramiento de contador-partidor dativo, el notario debe citar a los demás interesados -distintos del requirente-, si su domicilio fuere conocido; no dice la Dirección General si está sujeta a calificación registral su valoración sobre la posibilidad o no de averiguar el tal domicilio (pero cabe pensar que sí, según hace con otros aspectos del expediente).
    RESOLUCION JUDICIAL, ANALOGIA, CALIFICACION REGISTRAL, CALIFICACION NOTARIAL, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, CONTADOR-PARTIDOR, NOTIFICACION, NOTIFICACION ACTA NOTARIAL, NOTIFICACION PROCESAL, DOMICILIO
    Resumen:

    El recurrente alega que, al tratarse de un expediente de jurisdicción voluntaria [de nombramiento de contador-partidor dativo], no puede la registradora entrar a valorar si el procedimiento está mal iniciado como tampoco puede entrar a valorar la aprobación notarial de la partición y la interpretación de la voluntad de la testadora (si bien, aduce el recurrente determinadas razones en las que fundamenta dicha interpretación).

    La reforma del artículo 1057 del Código Civil atribuye dos cualificadas funciones al notario (y al letrado de la administración de justicia), antes atribuidas al juez, consistentes, por una parte, en el nombramiento del contador-partidor dativo; y, de otra parte, la aprobación de la partición, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios.

    Consecuentemente deben diferenciarse el proceso de nombramiento del contador-partidor dativo; las operaciones particionales que debe realizar este contador-partidor dativo; y la aprobación por el notario de la partición así practicada.

    Así, por lo que se refiere al nombramiento del contador-partidor dativo es obligación del notario comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50% del haber hereditario; que se verifique la citación a los demás interesados, si su domicilio fuere conocido; realizándose la designación de contador-partidor dativo en la forma prevista en la Ley del Notariado.

    La aprobación de la partición supone un expediente específico de jurisdicción voluntaria, tramitado por notario competente. sea o no el mismo notario que autorice la escritura de partición.

    La calificación de los Registradores se limitará a la competencia del Juez o Secretario judicial, a la congruencia del mandato con el expediente en que se hubiere dictado, a las formalidades extrínsecas de la resolución y a los obstáculos que surjan del Registro. En relación con la calificación registral de los actos de jurisdicción voluntaria autorizados notarialmente no hay precepto semejante, pero debe tomarse en consideración la misma norma, puesto que el notario ejerce en ellos la función de jurisdicción voluntaria.

    Según la Ley del Notariado, el notario dar fe de que el otorgamiento se adecua a la legalidad, y los notarios en su consideración de funcionarios públicos deberán velar por la regularidad no sólo formal sino material de los actos o negocios jurídicos que autoricen o intervengan

    Pero debe también tomarse en consideración que el artículo 18 de la Ley Hipotecaria delimita el ámbito objetivo de la calificación al establecer que los registradores calificarán la legalidad de las formas extrínsecas de los documentos de toda clase, así como la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas.

    En el presente caso, no se ha incluido una circunstancia necesaria para calificar la congruencia del nombramiento de contadora-partidora, pues no consta quién ha solicitado su designación, algo que es imprescindible para comprobar que concurren los presupuestos establecidos en el Código Civil.

    Ahora bien, no se puede compartir el criterio de la registradora cuando niega que sea procedente tal nombramiento porque considera que no se trata de una verdadera partición hereditaria y cuando también niega que la contadora-partidora pueda realizar la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobe la identificación del bien legado.

    Aun cuando en la escritura calificada lo que la contadora-partidora hace es, en realidad, adjudicar el bien objeto del legado, este acto tiene carácter particional y, además, en la misma escritura ratifica íntegramente otras adjudicaciones que constan en las escrituras que se reseñan en relación con la partición de la herencia de la causante. Asimismo, la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobre la identificación del bien legado se enmarca en el ámbito de lo particional y la función de contadora-partidora. Y debe tenerse en cuenta que a tales cuestiones se ha extendido la decisión del notario en funciones de jurisdicción voluntaria al aprobar la partición, realizando una valoración que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente.

    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3741 La aprobación de la partición hecha por el contador partidor-dativo es un expediente específico y distinto al de nombramiento, que debe tramitar un notario competente, que puede ser distinto al que autorizó la escritura de partición (esto es evidente, pues la escritura de partición no es un expediente de jurisdicción voluntaria, la cuestión es si puede ser un notario distinto a aquél que hizo el nombramiento de tal contador).
    JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, CONTADOR-PARTIDOR, AUTORIZACION JUDICIAL, COMPETENCIA FUNCIONAL NOTARIO, PARTICION HERENCIA
    Resumen:

    El recurrente alega que, al tratarse de un expediente de jurisdicción voluntaria [de nombramiento de contador-partidor dativo], no puede la registradora entrar a valorar si el procedimiento está mal iniciado como tampoco puede entrar a valorar la aprobación notarial de la partición y la interpretación de la voluntad de la testadora (si bien, aduce el recurrente determinadas razones en las que fundamenta dicha interpretación).

    La reforma del artículo 1057 del Código Civil atribuye dos cualificadas funciones al notario (y al letrado de la administración de justicia), antes atribuidas al juez, consistentes, por una parte, en el nombramiento del contador-partidor dativo; y, de otra parte, la aprobación de la partición, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios.

    Consecuentemente deben diferenciarse el proceso de nombramiento del contador-partidor dativo; las operaciones particionales que debe realizar este contador-partidor dativo; y la aprobación por el notario de la partición así practicada.

    Así, por lo que se refiere al nombramiento del contador-partidor dativo es obligación del notario comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50% del haber hereditario; que se verifique la citación a los demás interesados, si su domicilio fuere conocido; realizándose la designación de contador-partidor dativo en la forma prevista en la Ley del Notariado.

    La aprobación de la partición supone un expediente específico de jurisdicción voluntaria, tramitado por notario competente. sea o no el mismo notario que autorice la escritura de partición.

    La calificación de los Registradores se limitará a la competencia del Juez o Secretario judicial, a la congruencia del mandato con el expediente en que se hubiere dictado, a las formalidades extrínsecas de la resolución y a los obstáculos que surjan del Registro. En relación con la calificación registral de los actos de jurisdicción voluntaria autorizados notarialmente no hay precepto semejante, pero debe tomarse en consideración la misma norma, puesto que el notario ejerce en ellos la función de jurisdicción voluntaria.

    Según la Ley del Notariado, el notario dar fe de que el otorgamiento se adecua a la legalidad, y los notarios en su consideración de funcionarios públicos deberán velar por la regularidad no sólo formal sino material de los actos o negocios jurídicos que autoricen o intervengan

    Pero debe también tomarse en consideración que el artículo 18 de la Ley Hipotecaria delimita el ámbito objetivo de la calificación al establecer que los registradores calificarán la legalidad de las formas extrínsecas de los documentos de toda clase, así como la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas.

    En el presente caso, no se ha incluido una circunstancia necesaria para calificar la congruencia del nombramiento de contadora-partidora, pues no consta quién ha solicitado su designación, algo que es imprescindible para comprobar que concurren los presupuestos establecidos en el Código Civil.

    Ahora bien, no se puede compartir el criterio de la registradora cuando niega que sea procedente tal nombramiento porque considera que no se trata de una verdadera partición hereditaria y cuando también niega que la contadora-partidora pueda realizar la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobe la identificación del bien legado.

    Aun cuando en la escritura calificada lo que la contadora-partidora hace es, en realidad, adjudicar el bien objeto del legado, este acto tiene carácter particional y, además, en la misma escritura ratifica íntegramente otras adjudicaciones que constan en las escrituras que se reseñan en relación con la partición de la herencia de la causante. Asimismo, la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobre la identificación del bien legado se enmarca en el ámbito de lo particional y la función de contadora-partidora. Y debe tenerse en cuenta que a tales cuestiones se ha extendido la decisión del notario en funciones de jurisdicción voluntaria al aprobar la partición, realizando una valoración que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente.

    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3741 Hay partición hecha por el contador-partidor cuando éste adjudica el bien objeto del legado, que es un acto particional, y también cuando ratifica íntegramente adjudicaciones que constan en otras escrituras particionales.
    CONTADOR-PARTIDOR, ENTREGA LEGADO, PARTICION HERENCIA,
    Resumen:

    El recurrente alega que, al tratarse de un expediente de jurisdicción voluntaria [de nombramiento de contador-partidor dativo], no puede la registradora entrar a valorar si el procedimiento está mal iniciado como tampoco puede entrar a valorar la aprobación notarial de la partición y la interpretación de la voluntad de la testadora (si bien, aduce el recurrente determinadas razones en las que fundamenta dicha interpretación).

    La reforma del artículo 1057 del Código Civil atribuye dos cualificadas funciones al notario (y al letrado de la administración de justicia), antes atribuidas al juez, consistentes, por una parte, en el nombramiento del contador-partidor dativo; y, de otra parte, la aprobación de la partición, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios.

    Consecuentemente deben diferenciarse el proceso de nombramiento del contador-partidor dativo; las operaciones particionales que debe realizar este contador-partidor dativo; y la aprobación por el notario de la partición así practicada.

    Así, por lo que se refiere al nombramiento del contador-partidor dativo es obligación del notario comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50% del haber hereditario; que se verifique la citación a los demás interesados, si su domicilio fuere conocido; realizándose la designación de contador-partidor dativo en la forma prevista en la Ley del Notariado.

    La aprobación de la partición supone un expediente específico de jurisdicción voluntaria, tramitado por notario competente. sea o no el mismo notario que autorice la escritura de partición.

    La calificación de los Registradores se limitará a la competencia del Juez o Secretario judicial, a la congruencia del mandato con el expediente en que se hubiere dictado, a las formalidades extrínsecas de la resolución y a los obstáculos que surjan del Registro. En relación con la calificación registral de los actos de jurisdicción voluntaria autorizados notarialmente no hay precepto semejante, pero debe tomarse en consideración la misma norma, puesto que el notario ejerce en ellos la función de jurisdicción voluntaria.

    Según la Ley del Notariado, el notario dar fe de que el otorgamiento se adecua a la legalidad, y los notarios en su consideración de funcionarios públicos deberán velar por la regularidad no sólo formal sino material de los actos o negocios jurídicos que autoricen o intervengan

    Pero debe también tomarse en consideración que el artículo 18 de la Ley Hipotecaria delimita el ámbito objetivo de la calificación al establecer que los registradores calificarán la legalidad de las formas extrínsecas de los documentos de toda clase, así como la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas.

    En el presente caso, no se ha incluido una circunstancia necesaria para calificar la congruencia del nombramiento de contadora-partidora, pues no consta quién ha solicitado su designación, algo que es imprescindible para comprobar que concurren los presupuestos establecidos en el Código Civil.

    Ahora bien, no se puede compartir el criterio de la registradora cuando niega que sea procedente tal nombramiento porque considera que no se trata de una verdadera partición hereditaria y cuando también niega que la contadora-partidora pueda realizar la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobe la identificación del bien legado.

    Aun cuando en la escritura calificada lo que la contadora-partidora hace es, en realidad, adjudicar el bien objeto del legado, este acto tiene carácter particional y, además, en la misma escritura ratifica íntegramente otras adjudicaciones que constan en las escrituras que se reseñan en relación con la partición de la herencia de la causante. Asimismo, la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobre la identificación del bien legado se enmarca en el ámbito de lo particional y la función de contadora-partidora. Y debe tenerse en cuenta que a tales cuestiones se ha extendido la decisión del notario en funciones de jurisdicción voluntaria al aprobar la partición, realizando una valoración que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente.

    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3741 Es competencia del contador partidor dativo la interpretación sobre la designación de uno de los herederos (sustituye a una Capilla, que dice que no tiene personalidad jurídica, por la Parroquia) y sobre la identificación del bien legado.
    FACULTADES CONTADOR-PARTIDOR, CONTADOR-PARTIDOR, ENTREGA LEGADO, PARTICION HERENCIA, INTERPRETACION, PERSONALIDAD JURIDICA, PARROCO, IGLESIA CATOLICA,
    Resumen:

    El recurrente alega que, al tratarse de un expediente de jurisdicción voluntaria [de nombramiento de contador-partidor dativo], no puede la registradora entrar a valorar si el procedimiento está mal iniciado como tampoco puede entrar a valorar la aprobación notarial de la partición y la interpretación de la voluntad de la testadora (si bien, aduce el recurrente determinadas razones en las que fundamenta dicha interpretación).

    La reforma del artículo 1057 del Código Civil atribuye dos cualificadas funciones al notario (y al letrado de la administración de justicia), antes atribuidas al juez, consistentes, por una parte, en el nombramiento del contador-partidor dativo; y, de otra parte, la aprobación de la partición, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios.

    Consecuentemente deben diferenciarse el proceso de nombramiento del contador-partidor dativo; las operaciones particionales que debe realizar este contador-partidor dativo; y la aprobación por el notario de la partición así practicada.

    Así, por lo que se refiere al nombramiento del contador-partidor dativo es obligación del notario comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50% del haber hereditario; que se verifique la citación a los demás interesados, si su domicilio fuere conocido; realizándose la designación de contador-partidor dativo en la forma prevista en la Ley del Notariado.

    La aprobación de la partición supone un expediente específico de jurisdicción voluntaria, tramitado por notario competente. sea o no el mismo notario que autorice la escritura de partición.

    La calificación de los Registradores se limitará a la competencia del Juez o Secretario judicial, a la congruencia del mandato con el expediente en que se hubiere dictado, a las formalidades extrínsecas de la resolución y a los obstáculos que surjan del Registro. En relación con la calificación registral de los actos de jurisdicción voluntaria autorizados notarialmente no hay precepto semejante, pero debe tomarse en consideración la misma norma, puesto que el notario ejerce en ellos la función de jurisdicción voluntaria.

    Según la Ley del Notariado, el notario dar fe de que el otorgamiento se adecua a la legalidad, y los notarios en su consideración de funcionarios públicos deberán velar por la regularidad no sólo formal sino material de los actos o negocios jurídicos que autoricen o intervengan

    Pero debe también tomarse en consideración que el artículo 18 de la Ley Hipotecaria delimita el ámbito objetivo de la calificación al establecer que los registradores calificarán la legalidad de las formas extrínsecas de los documentos de toda clase, así como la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas.

    En el presente caso, no se ha incluido una circunstancia necesaria para calificar la congruencia del nombramiento de contadora-partidora, pues no consta quién ha solicitado su designación, algo que es imprescindible para comprobar que concurren los presupuestos establecidos en el Código Civil.

    Ahora bien, no se puede compartir el criterio de la registradora cuando niega que sea procedente tal nombramiento porque considera que no se trata de una verdadera partición hereditaria y cuando también niega que la contadora-partidora pueda realizar la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobe la identificación del bien legado.

    Aun cuando en la escritura calificada lo que la contadora-partidora hace es, en realidad, adjudicar el bien objeto del legado, este acto tiene carácter particional y, además, en la misma escritura ratifica íntegramente otras adjudicaciones que constan en las escrituras que se reseñan en relación con la partición de la herencia de la causante. Asimismo, la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobre la identificación del bien legado se enmarca en el ámbito de lo particional y la función de contadora-partidora. Y debe tenerse en cuenta que a tales cuestiones se ha extendido la decisión del notario en funciones de jurisdicción voluntaria al aprobar la partición, realizando una valoración que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente.

    19/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3741 La Dirección General hace notar -a efectos de limitar el alcance de la calificación registral- que la actuación del contador partidor dativo ha sido aprobada por el notario, en un expediente de jurisdicción voluntaria; pero inmediatamente añade que la valoración del notario que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente, con lo que la abre a cualquier interpretación contraria.
    AUTORIZACION JUDICIAL, RESOLUCION JUDICIAL, ANALOGIA, CALIFICACION REGISTRAL, CALIFICACION NOTARIAL, JURISDICCION VOLUNTARIA NOTARIAL, CONTADOR-PARTIDOR, DIRECCION GENERAL REGISTROS NOTARIADO, JURISPRUDENCIA, INTERPRETACION,
    Resumen:

    El recurrente alega que, al tratarse de un expediente de jurisdicción voluntaria [de nombramiento de contador-partidor dativo], no puede la registradora entrar a valorar si el procedimiento está mal iniciado como tampoco puede entrar a valorar la aprobación notarial de la partición y la interpretación de la voluntad de la testadora (si bien, aduce el recurrente determinadas razones en las que fundamenta dicha interpretación).

    La reforma del artículo 1057 del Código Civil atribuye dos cualificadas funciones al notario (y al letrado de la administración de justicia), antes atribuidas al juez, consistentes, por una parte, en el nombramiento del contador-partidor dativo; y, de otra parte, la aprobación de la partición, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios.

    Consecuentemente deben diferenciarse el proceso de nombramiento del contador-partidor dativo; las operaciones particionales que debe realizar este contador-partidor dativo; y la aprobación por el notario de la partición así practicada.

    Así, por lo que se refiere al nombramiento del contador-partidor dativo es obligación del notario comprobar que la petición se realice por herederos o legatarios que representen, al menos, el 50% del haber hereditario; que se verifique la citación a los demás interesados, si su domicilio fuere conocido; realizándose la designación de contador-partidor dativo en la forma prevista en la Ley del Notariado.

    La aprobación de la partición supone un expediente específico de jurisdicción voluntaria, tramitado por notario competente. sea o no el mismo notario que autorice la escritura de partición.

    La calificación de los Registradores se limitará a la competencia del Juez o Secretario judicial, a la congruencia del mandato con el expediente en que se hubiere dictado, a las formalidades extrínsecas de la resolución y a los obstáculos que surjan del Registro. En relación con la calificación registral de los actos de jurisdicción voluntaria autorizados notarialmente no hay precepto semejante, pero debe tomarse en consideración la misma norma, puesto que el notario ejerce en ellos la función de jurisdicción voluntaria.

    Según la Ley del Notariado, el notario dar fe de que el otorgamiento se adecua a la legalidad, y los notarios en su consideración de funcionarios públicos deberán velar por la regularidad no sólo formal sino material de los actos o negocios jurídicos que autoricen o intervengan

    Pero debe también tomarse en consideración que el artículo 18 de la Ley Hipotecaria delimita el ámbito objetivo de la calificación al establecer que los registradores calificarán la legalidad de las formas extrínsecas de los documentos de toda clase, así como la capacidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en las escrituras públicas.

    En el presente caso, no se ha incluido una circunstancia necesaria para calificar la congruencia del nombramiento de contadora-partidora, pues no consta quién ha solicitado su designación, algo que es imprescindible para comprobar que concurren los presupuestos establecidos en el Código Civil.

    Ahora bien, no se puede compartir el criterio de la registradora cuando niega que sea procedente tal nombramiento porque considera que no se trata de una verdadera partición hereditaria y cuando también niega que la contadora-partidora pueda realizar la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobe la identificación del bien legado.

    Aun cuando en la escritura calificada lo que la contadora-partidora hace es, en realidad, adjudicar el bien objeto del legado, este acto tiene carácter particional y, además, en la misma escritura ratifica íntegramente otras adjudicaciones que constan en las escrituras que se reseñan en relación con la partición de la herencia de la causante. Asimismo, la interpretación sobre la designación de uno de los herederos y sobre la identificación del bien legado se enmarca en el ámbito de lo particional y la función de contadora-partidora. Y debe tenerse en cuenta que a tales cuestiones se ha extendido la decisión del notario en funciones de jurisdicción voluntaria al aprobar la partición, realizando una valoración que no puede reputarse irrazonable o incursa en error patente.

    18/02/2021 (10/03/2021) BOE-A-2021-3740 Sólo es anotable la demanda por deudas con la comunidad de propietarios cuando se pretende hacer valer en ella la preferencia contra otros créditos que consten inscritos o anotados con anterioridad.
    CREDITO PRIVILEGIADO, COMUNIDAD PROPIETARIOS, ANOTACION PREVENTIVA DEMANDA, ANOTACION PREVENTIVA EMBARGO, RANGO REGISTRAL
    Resumen:

    Dada la preferencia de las deudas derivadas del impago de cuotas de la Propiedad Horizontal frente a otros créditos, este Centro Directivo ha admitido que, pese a las dudas doctrinales que se han suscitado sobre su naturaleza, procede la constancia en el asiento de anotación preventiva de demanda del carácter real de dicha preferencia.

    Y ello porque el reconocimiento de tal carácter preferente del crédito de la comunidad de propietarios podría dar lugar a una anteposición en el rango registral, con la consiguiente postergación de los derechos reales anteriores, y a la cancelación automática de los mismos, cuando se consume la ejecución y adjudicación.

    En el presente expediente, no hay referencia alguna a la existencia de acreedores anteriores frente a los que se quiera hacer valer la preferencia. Es más, examinado el historial registral de la misma, la única carga que consta extendida es precisamente una anotación preventiva de embargo, no de demanda, a favor de la propia comunidad de propietarios.

    La ley no permite considerar que una demanda en juicio ordinario en reclamación de una cantidad de dinero adeudada por el impago de las cuotas de comunidad del titular registral de un piso tenga eficacia real salvo en el supuesto antes analizado.

    Por otro lado, la demanda se dirige contra los ignorados herederos y/o herencia yacente del deudor, sin que conste emplazamiento alguno en la persona de un albacea o administrador judicial de la herencia yacente y sin que resulte que se ha demando a un posible heredero.

    Por último, el registrador no está vinculado por las calificaciones llevadas a cabo por otros registradores o por las propias resultantes de la anterior presentación de la misma documentación.

    Loading…