Revista Notarial Notin

    Busqueda avanzada
    Novedades
    eyJidXNxdWVkYSI6bnVsbCwidm9jZXMiOm51bGwsInZvem9wIjpudWxsLCJ0ZXh0byI6bnVsbCwiZmVjaGFzIjpudWxsLCJmZWNoYXNQdWIiOm51bGwsInRleHRvbGVnaWJsZSI6bnVsbCwiZmVjaGFzbGVnaWJsZSI6bnVsbCwiZmVjaGFzUHVibGVnaWJsZSI6bnVsbH0=
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10885 Extraño supuesto en el que, alegando que la finca es en realidad ganancial, la heredera -que sólo se dice que lo es de la esposa- solicita la inscripción a su nombre, por instancia y como heredera única (en todo caso, la Dirección General resuelve que el carácter privativo del esposo, que consta inscrito, está bajo salvaguarda judicial).
    INSTANCIA LEGITIMADA, HEREDERO UNICO, PRINCIPIO SALVAGUARDIA JUDICIAL, PRINCIPIO TRACTO SUCESIVO, BIEN GANANCIAL, BIEN PRIVATIVO
    Resumen:
    No se cumple el tracto sucesivo, en la solicitud de inscripción a su favor por parte de la heredera única de la esposa, pues no existe registralmente ningún derecho inscrito a su favor. No puede este Centro Directivo dirimir en esta sede si la inscripción anterior de rectificación de la titularidad del bien, que inicialmente figuraba como presuntivamente ganancial (y en base a la vecindad civil del marido y a estar casados en régimen de separación de bienes), debió hacerse o no con el consentimiento de los herederos de la esposa a la que favorecía la presunción de ganancialidad, puesto que los asientos del Registro están bajo la salvaguardia de los tribunales. Por tanto, si el recurrente entiende que la titularidad reflejada en el Registro de la Propiedad es inexacta y la rectificación no puede obtenerse con el consentimiento unánime de todos los interesados, debe instar la correspondiente demanda judicial.
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10885 Extraño supuesto en el que, alegando que la finca es en realidad ganancial, la heredera -que sólo se dice que lo es de la esposa- solicita la inscripción a su nombre, por instancia y como heredera única (en todo caso, la Dirección General resuelve que el carácter privativo del esposo, que consta inscrito, está bajo salvaguarda judicial).
    INSTANCIA LEGITIMADA, HEREDERO UNICO, PRINCIPIO SALVAGUARDIA JUDICIAL, PRINCIPIO TRACTO SUCESIVO, BIEN GANANCIAL, BIEN PRIVATIVO
    Resumen:
    No se cumple el tracto sucesivo, en la solicitud de inscripción a su favor por parte de la heredera única de la esposa, pues no existe registralmente ningún derecho inscrito a su favor. No puede este Centro Directivo dirimir en esta sede si la inscripción anterior de rectificación de la titularidad del bien, que inicialmente figuraba como presuntivamente ganancial (y en base a la vecindad civil del marido y a estar casados en régimen de separación de bienes), debió hacerse o no con el consentimiento de los herederos de la esposa a la que favorecía la presunción de ganancialidad, puesto que los asientos del Registro están bajo la salvaguardia de los tribunales. Por tanto, si el recurrente entiende que la titularidad reflejada en el Registro de la Propiedad es inexacta y la rectificación no puede obtenerse con el consentimiento unánime de todos los interesados, debe instar la correspondiente demanda judicial.
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10884 No existiendo dudas de identidad entre la inscrita y la que es objeto de la escritura, no cabe denegar la inscripción cuando se reitera la más o menos completa descripción de la finca que consta inscrita (se dicen sólo el largo y el ancho, sin expresar la superficie; la Dirección General dice que la cabida exacta resulta de una simple operación matemática, pero eso depende enteramente de que su forma sea la de un rectángulo regular).
    CIRCUNSTANCIAS INSCRIPCION, DESCRIPCION FINCA REGISTRAL, DESCRIPCION FINCA ESCRITURA, REDACCION ESCRITURA PUBLICA
    Resumen:
    Se discute si cabe la inscripción de una escritura de aceptación y adjudicación de herencia cuando la finca consta debidamente inscrita y su superficie ha quedado descrita por las medidas de sus lados o, al contrario, debe considerarse en tal supuesto que nos encontramos ante la falta de inscripción de la cabida de la finca y por lo tanto deberá acudirse al procedimiento registral previsto en los artículos 199 de la Ley Hipotecaria o al expediente notarial previsto en el artículo 201 del mismo texto legal. La identidad de la finca registral transmitida con la que consta en el Registro es una de las exigencias impuestas por dos principios básicos hipotecarios, como son el de tracto sucesivo y el principio de especialidad. Para su acceso al Registro, los títulos inscribibles han de contener una descripción precisa y completa de los inmuebles a que se refieren, de modo que éstos queden suficientemente individualizados e identificados. Es cierto que, cuando dichos títulos hacen referencia a inmuebles ya inscritos, la omisión o discrepancia en ellos de algunos de los datos descriptivos con que éstos figuran en el Registro no constituye en todo caso un obstáculo para la inscripción. Pero también debe entenderse que, por el contrario, dicho obstáculo existirá cuando la omisión o discrepancia sea de tal condición que comprometa la correspondencia segura y cierta entre el bien inscrito y el que según el título se transmite. En el presente expediente nos encontramos ante una finca inscrita respecto de la que no se pretende la modificación de su cabida, siendo mantenida su descripción (a excepción del nombre de la calle y número de policía) en el título objeto de calificación. Además, no se plantea en la calificación impugnada ninguna duda fundada respecto de la coincidencia de la finca registral con la que resulta ser objeto de adjudicación hereditaria resultando del propio historial tabular la cabida de la misma perfectamente identificada. En este supuesto, y como ha sido práctica habitual en el procedimiento registral, la descripción del inmueble está inscrita y queda perfectamente concretada por la longitud de sus lados que, tras una simple operación matemática, determinará la cabida exacta de la línea poligonal cerrada que delimita la finca registral.
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10884 No existiendo dudas de identidad entre la inscrita y la que es objeto de la escritura, no cabe denegar la inscripción cuando se reitera la más o menos completa descripción de la finca que consta inscrita (se dicen sólo el largo y el ancho, sin expresar la superficie; la Dirección General dice que la cabida exacta resulta de una simple operación matemática, pero eso depende enteramente de que su forma sea la de un rectángulo regular).
    CIRCUNSTANCIAS INSCRIPCION, DESCRIPCION FINCA REGISTRAL, DESCRIPCION FINCA ESCRITURA, REDACCION ESCRITURA PUBLICA
    Resumen:
    Se discute si cabe la inscripción de una escritura de aceptación y adjudicación de herencia cuando la finca consta debidamente inscrita y su superficie ha quedado descrita por las medidas de sus lados o, al contrario, debe considerarse en tal supuesto que nos encontramos ante la falta de inscripción de la cabida de la finca y por lo tanto deberá acudirse al procedimiento registral previsto en los artículos 199 de la Ley Hipotecaria o al expediente notarial previsto en el artículo 201 del mismo texto legal. La identidad de la finca registral transmitida con la que consta en el Registro es una de las exigencias impuestas por dos principios básicos hipotecarios, como son el de tracto sucesivo y el principio de especialidad. Para su acceso al Registro, los títulos inscribibles han de contener una descripción precisa y completa de los inmuebles a que se refieren, de modo que éstos queden suficientemente individualizados e identificados. Es cierto que, cuando dichos títulos hacen referencia a inmuebles ya inscritos, la omisión o discrepancia en ellos de algunos de los datos descriptivos con que éstos figuran en el Registro no constituye en todo caso un obstáculo para la inscripción. Pero también debe entenderse que, por el contrario, dicho obstáculo existirá cuando la omisión o discrepancia sea de tal condición que comprometa la correspondencia segura y cierta entre el bien inscrito y el que según el título se transmite. En el presente expediente nos encontramos ante una finca inscrita respecto de la que no se pretende la modificación de su cabida, siendo mantenida su descripción (a excepción del nombre de la calle y número de policía) en el título objeto de calificación. Además, no se plantea en la calificación impugnada ninguna duda fundada respecto de la coincidencia de la finca registral con la que resulta ser objeto de adjudicación hereditaria resultando del propio historial tabular la cabida de la misma perfectamente identificada. En este supuesto, y como ha sido práctica habitual en el procedimiento registral, la descripción del inmueble está inscrita y queda perfectamente concretada por la longitud de sus lados que, tras una simple operación matemática, determinará la cabida exacta de la línea poligonal cerrada que delimita la finca registral.
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10884 Aunque no sea necesario en el caso concreto, recuerda la Dirección General que la ausencia en la inscripción de la cabida de la finca obliga a acudir al procedimiento de dominio, registral o notarial, de rectificación de la descripción.
    CIRCUNSTANCIAS INSCRIPCION, DESCRIPCION FINCA REGISTRAL, DESCRIPCION FINCA ESCRITURA, REDACCION ESCRITURA PUBLICA, INMATRICULACION FINCA REGISTRAL, EXPEDIENTE DOMINIO, RECTIFICACION REGISTRO
    Resumen:
    Se discute si cabe la inscripción de una escritura de aceptación y adjudicación de herencia cuando la finca consta debidamente inscrita y su superficie ha quedado descrita por las medidas de sus lados o, al contrario, debe considerarse en tal supuesto que nos encontramos ante la falta de inscripción de la cabida de la finca y por lo tanto deberá acudirse al procedimiento registral previsto en los artículos 199 de la Ley Hipotecaria o al expediente notarial previsto en el artículo 201 del mismo texto legal. La identidad de la finca registral transmitida con la que consta en el Registro es una de las exigencias impuestas por dos principios básicos hipotecarios, como son el de tracto sucesivo y el principio de especialidad. Para su acceso al Registro, los títulos inscribibles han de contener una descripción precisa y completa de los inmuebles a que se refieren, de modo que éstos queden suficientemente individualizados e identificados. Es cierto que, cuando dichos títulos hacen referencia a inmuebles ya inscritos, la omisión o discrepancia en ellos de algunos de los datos descriptivos con que éstos figuran en el Registro no constituye en todo caso un obstáculo para la inscripción. Pero también debe entenderse que, por el contrario, dicho obstáculo existirá cuando la omisión o discrepancia sea de tal condición que comprometa la correspondencia segura y cierta entre el bien inscrito y el que según el título se transmite. En el presente expediente nos encontramos ante una finca inscrita respecto de la que no se pretende la modificación de su cabida, siendo mantenida su descripción (a excepción del nombre de la calle y número de policía) en el título objeto de calificación. Además, no se plantea en la calificación impugnada ninguna duda fundada respecto de la coincidencia de la finca registral con la que resulta ser objeto de adjudicación hereditaria resultando del propio historial tabular la cabida de la misma perfectamente identificada. En este supuesto, y como ha sido práctica habitual en el procedimiento registral, la descripción del inmueble está inscrita y queda perfectamente concretada por la longitud de sus lados que, tras una simple operación matemática, determinará la cabida exacta de la línea poligonal cerrada que delimita la finca registral.
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10884 Aunque no sea necesario en el caso concreto, recuerda la Dirección General que la ausencia en la inscripción de la cabida de la finca obliga a acudir al procedimiento de dominio, registral o notarial, de rectificación de la descripción.
    CIRCUNSTANCIAS INSCRIPCION, DESCRIPCION FINCA REGISTRAL, DESCRIPCION FINCA ESCRITURA, REDACCION ESCRITURA PUBLICA, INMATRICULACION FINCA REGISTRAL, EXPEDIENTE DOMINIO, RECTIFICACION REGISTRO
    Resumen:
    Se discute si cabe la inscripción de una escritura de aceptación y adjudicación de herencia cuando la finca consta debidamente inscrita y su superficie ha quedado descrita por las medidas de sus lados o, al contrario, debe considerarse en tal supuesto que nos encontramos ante la falta de inscripción de la cabida de la finca y por lo tanto deberá acudirse al procedimiento registral previsto en los artículos 199 de la Ley Hipotecaria o al expediente notarial previsto en el artículo 201 del mismo texto legal. La identidad de la finca registral transmitida con la que consta en el Registro es una de las exigencias impuestas por dos principios básicos hipotecarios, como son el de tracto sucesivo y el principio de especialidad. Para su acceso al Registro, los títulos inscribibles han de contener una descripción precisa y completa de los inmuebles a que se refieren, de modo que éstos queden suficientemente individualizados e identificados. Es cierto que, cuando dichos títulos hacen referencia a inmuebles ya inscritos, la omisión o discrepancia en ellos de algunos de los datos descriptivos con que éstos figuran en el Registro no constituye en todo caso un obstáculo para la inscripción. Pero también debe entenderse que, por el contrario, dicho obstáculo existirá cuando la omisión o discrepancia sea de tal condición que comprometa la correspondencia segura y cierta entre el bien inscrito y el que según el título se transmite. En el presente expediente nos encontramos ante una finca inscrita respecto de la que no se pretende la modificación de su cabida, siendo mantenida su descripción (a excepción del nombre de la calle y número de policía) en el título objeto de calificación. Además, no se plantea en la calificación impugnada ninguna duda fundada respecto de la coincidencia de la finca registral con la que resulta ser objeto de adjudicación hereditaria resultando del propio historial tabular la cabida de la misma perfectamente identificada. En este supuesto, y como ha sido práctica habitual en el procedimiento registral, la descripción del inmueble está inscrita y queda perfectamente concretada por la longitud de sus lados que, tras una simple operación matemática, determinará la cabida exacta de la línea poligonal cerrada que delimita la finca registral.
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10883 El registrador no está vinculado por las calificaciones llevadas a cabo por otros registradores o por las propias resultantes de la anterior presentación de la misma documentación.
    ACEPTACION HERENCIA, PARTICION HERENCIA, UNANIMIDAD
    Resumen:
    El registrador no está vinculado por las calificaciones llevadas a cabo por otros registradores o por las propias resultantes de la anterior presentación de la misma documentación. Hay que diferenciar el acto de aceptación de la herencia del de su partición y adjudicación. El hecho de que uno de los herederos acepte la herencia no significa que haya prestado su consentimiento para la partición de la misma. Así, en el supuesto concreto, se ha practicado la «interpellatio in iure», y ante el silencio de la requerida, lo que está absolutamente acreditado y la registradora no objeta nada sobre este punto, la ley determina que la herencia está aceptada pura y simplemente. Pero esto no implica que se haya consentido en la partición y adjudicación realizada por la recurrente de forma unilateral. En el Código Civil de Derecho Foral de Aragón, se permite a los llamados a la herencia aceptarla o repudiarla con independencia de los otros, de manera que, con la aplicación supletoria del Código Civil común, se exige la necesaria concurrencia de todos los llamados a la sucesión para la conversión del derecho hereditario abstracto en un derecho concreto sobre los bienes del caudal relicto. Alega la recurrente que la registradora motiva su calificación con preceptos que no tienen relación con la cuestión. La registradora ha hecho constar que, si no concurren todos los herederos, no pueden inscribirse bienes o participaciones indivisas de bienes concretos, sino tan solo anotarse el derecho hereditario; anotación preventiva que no cabe de oficio por el registrador. Alega la recurrente, una resolución que permitió la inscripción sometida a condición suspensiva de la aceptación, pero el supuesto estaba referido a una protocolización de operaciones particionales por parte del contador partidor y no solo por uno de los herederos. También alega una Resolución en la que se admitió una adjudicación de mitad indivisa hecha en favor y por una sola coheredera, si bien en el supuesto de esta Resolución, había sido inscrita la otra mitad a favor de la otra coheredera, por lo que el Centro Directivo resaltó que «sin prejuzgar, por estar bajo la salvaguardia de los Tribunales, si esa inscripción debió o no practicarse dado lo expuesto (…)».
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10883 La aceptación impuesta por la ley al heredero que no contesta a la interpelatio in iure, no supone su aceptación, también tácita, a la partición hecha por los demás herederos y sin su consentimiento.
    INTERPELACION AL HEREDERO, ACEPTACION HERENCIA, ACEPTACION, UNANIMIDAD, PARTICION HERENCIA
    Resumen:
    El registrador no está vinculado por las calificaciones llevadas a cabo por otros registradores o por las propias resultantes de la anterior presentación de la misma documentación. Hay que diferenciar el acto de aceptación de la herencia del de su partición y adjudicación. El hecho de que uno de los herederos acepte la herencia no significa que haya prestado su consentimiento para la partición de la misma. Así, en el supuesto concreto, se ha practicado la «interpellatio in iure», y ante el silencio de la requerida, lo que está absolutamente acreditado y la registradora no objeta nada sobre este punto, la ley determina que la herencia está aceptada pura y simplemente. Pero esto no implica que se haya consentido en la partición y adjudicación realizada por la recurrente de forma unilateral. En el Código Civil de Derecho Foral de Aragón, se permite a los llamados a la herencia aceptarla o repudiarla con independencia de los otros, de manera que, con la aplicación supletoria del Código Civil común, se exige la necesaria concurrencia de todos los llamados a la sucesión para la conversión del derecho hereditario abstracto en un derecho concreto sobre los bienes del caudal relicto. Alega la recurrente que la registradora motiva su calificación con preceptos que no tienen relación con la cuestión. La registradora ha hecho constar que, si no concurren todos los herederos, no pueden inscribirse bienes o participaciones indivisas de bienes concretos, sino tan solo anotarse el derecho hereditario; anotación preventiva que no cabe de oficio por el registrador. Alega la recurrente, una resolución que permitió la inscripción sometida a condición suspensiva de la aceptación, pero el supuesto estaba referido a una protocolización de operaciones particionales por parte del contador partidor y no solo por uno de los herederos. También alega una Resolución en la que se admitió una adjudicación de mitad indivisa hecha en favor y por una sola coheredera, si bien en el supuesto de esta Resolución, había sido inscrita la otra mitad a favor de la otra coheredera, por lo que el Centro Directivo resaltó que «sin prejuzgar, por estar bajo la salvaguardia de los Tribunales, si esa inscripción debió o no practicarse dado lo expuesto (…)».
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10883 Es aplicable en Aragón las reglas sobre unanimidad en la partición que exige el Código Civil.
    UNANIMIDAD, PARTICION HERENCIA, ARAGON
    Resumen:
    El registrador no está vinculado por las calificaciones llevadas a cabo por otros registradores o por las propias resultantes de la anterior presentación de la misma documentación. Hay que diferenciar el acto de aceptación de la herencia del de su partición y adjudicación. El hecho de que uno de los herederos acepte la herencia no significa que haya prestado su consentimiento para la partición de la misma. Así, en el supuesto concreto, se ha practicado la «interpellatio in iure», y ante el silencio de la requerida, lo que está absolutamente acreditado y la registradora no objeta nada sobre este punto, la ley determina que la herencia está aceptada pura y simplemente. Pero esto no implica que se haya consentido en la partición y adjudicación realizada por la recurrente de forma unilateral. En el Código Civil de Derecho Foral de Aragón, se permite a los llamados a la herencia aceptarla o repudiarla con independencia de los otros, de manera que, con la aplicación supletoria del Código Civil común, se exige la necesaria concurrencia de todos los llamados a la sucesión para la conversión del derecho hereditario abstracto en un derecho concreto sobre los bienes del caudal relicto. Alega la recurrente que la registradora motiva su calificación con preceptos que no tienen relación con la cuestión. La registradora ha hecho constar que, si no concurren todos los herederos, no pueden inscribirse bienes o participaciones indivisas de bienes concretos, sino tan solo anotarse el derecho hereditario; anotación preventiva que no cabe de oficio por el registrador. Alega la recurrente, una resolución que permitió la inscripción sometida a condición suspensiva de la aceptación, pero el supuesto estaba referido a una protocolización de operaciones particionales por parte del contador partidor y no solo por uno de los herederos. También alega una Resolución en la que se admitió una adjudicación de mitad indivisa hecha en favor y por una sola coheredera, si bien en el supuesto de esta Resolución, había sido inscrita la otra mitad a favor de la otra coheredera, por lo que el Centro Directivo resaltó que «sin prejuzgar, por estar bajo la salvaguardia de los Tribunales, si esa inscripción debió o no practicarse dado lo expuesto (…)».
    28/06/2019 (25/07/2019) BOE-A-2019-10883 El registrador no está vinculado por las calificaciones llevadas a cabo por otros registradores o por las propias resultantes de la anterior presentación de la misma documentación.
    ACEPTACION HERENCIA, PARTICION HERENCIA, UNANIMIDAD
    Resumen:
    El registrador no está vinculado por las calificaciones llevadas a cabo por otros registradores o por las propias resultantes de la anterior presentación de la misma documentación. Hay que diferenciar el acto de aceptación de la herencia del de su partición y adjudicación. El hecho de que uno de los herederos acepte la herencia no significa que haya prestado su consentimiento para la partición de la misma. Así, en el supuesto concreto, se ha practicado la «interpellatio in iure», y ante el silencio de la requerida, lo que está absolutamente acreditado y la registradora no objeta nada sobre este punto, la ley determina que la herencia está aceptada pura y simplemente. Pero esto no implica que se haya consentido en la partición y adjudicación realizada por la recurrente de forma unilateral. En el Código Civil de Derecho Foral de Aragón, se permite a los llamados a la herencia aceptarla o repudiarla con independencia de los otros, de manera que, con la aplicación supletoria del Código Civil común, se exige la necesaria concurrencia de todos los llamados a la sucesión para la conversión del derecho hereditario abstracto en un derecho concreto sobre los bienes del caudal relicto. Alega la recurrente que la registradora motiva su calificación con preceptos que no tienen relación con la cuestión. La registradora ha hecho constar que, si no concurren todos los herederos, no pueden inscribirse bienes o participaciones indivisas de bienes concretos, sino tan solo anotarse el derecho hereditario; anotación preventiva que no cabe de oficio por el registrador. Alega la recurrente, una resolución que permitió la inscripción sometida a condición suspensiva de la aceptación, pero el supuesto estaba referido a una protocolización de operaciones particionales por parte del contador partidor y no solo por uno de los herederos. También alega una Resolución en la que se admitió una adjudicación de mitad indivisa hecha en favor y por una sola coheredera, si bien en el supuesto de esta Resolución, había sido inscrita la otra mitad a favor de la otra coheredera, por lo que el Centro Directivo resaltó que «sin prejuzgar, por estar bajo la salvaguardia de los Tribunales, si esa inscripción debió o no practicarse dado lo expuesto (…)».
    Loading…